Gestión ciclo de pedido

Gestión ciclo de pedido

Cada PYME quiere vender más, bajar costes y aumentar los beneficios. Estos objetivos se consiguen si la empresa gestiona, dirige y controla sus procesos transversales con eficacia (¿Hacemos lo que se debe hacer?) y eficiencia (¿Lo que hacemos lo hacemos bien?).

 

Sin embargo, en muchas empresas la organización está formada por funciones verticales: logística, operaciones, finanzas, contabilidad, marketing, ventas y post venta. Cada función mira a sus tareas sin contemplar las tareas a su derecha o a su izquierda, es decir, las de otro departamento.

 

Resulta muy útil que la dirección de una empresa haga un seguimiento del camino de un pedido dentro de su organización. En general un pedido tiene que pasar por las siguientes etapas: planificación de las ventas y de la capacidad de la producción, creación del pedido, estimación de los costes y precios, recepción y entrada del pedido, selección y priorización del pedido, programación y gestión de horarios, recopilación del pedido, entrega, creación de la factura, y finalmente el servicio post-venta, incluyendo una posible reclamación, y devolución.

 

Siguiendo el ciclo del pedido en dentro de la organización, la dirección tiene la oportunidad de observar dónde la empresa funciona bien o dónde falla en su actividad principal: cumplir con las expectativas y con el contrato de sus clientes.

 

Optimizar la gestión del ciclo de pedidos en una empresa requiere coordinación e integración de los diferentes silos, de las funciones empresariales. Solamente cuándo se entienden los detalles del ciclo de pedido la empresa puede perseguir objetivos como bajar el tiempo de entrega de 10 días a 5 días o bajar el stock de material un 35% o aumentar la cuota de entregas correctas al cliente de 85% a 95%.

 

Gracias a la transformación digital hoy en día la PYME tiene acceso a las soluciones adecuadas a un coste económico. Muchos procesos manuales que ahora son ineficientes se puedan integrar en un software para acelerarlos y convertirlos en eficientes. Las herramientas digitales garantizan un control de los procesos transversales. Con los datos generados en los sistemas informáticos se puede gestionar, dirigir y optimizar los procesos del ciclo del pedido.

 

Estos datos son la base para tomar las decisiones adecuadas respecto a las ventas, los costes, los márgenes, la rotación, el stock, tiempo de entrega etc. La ejecución de las medidas tomadas se rige ahora por indicadores medibles y objetivos.

 

La transformación digital bien encarrilada ofrece a la PYME resultados sólidos y sostenibles en el tiempo.

 

¿Qué piensa usted sobre la gestión del ciclo de pedido y la transformación digital? ¿Qué haría usted?

 

 

Mapa de viaje de cliente

Mapa de viaje de cliente

PYME y el mapa de customer journey

¿Qué relación tienen el mapa de customer journey y la transformación digital de la PYME?

En los próximos años cada PYME deberá enfrentar el reto de la transformación digital. Sin embargo, muchas empresas no están seguras por dónde empezar el camino de esta transformación.

Un punto de partida, según la opinión de Barcelona Puffin Consulting, puede ser el conocimiento del cliente actual de la empresa. En este sentido, actualmente una empresa puede recopilar fácilmente datos de sus clientes a un bajo coste económico. Sin embargo, existen muchas herramientas para conocer a los clientes. Sabemos que 70% de los clientes cambian a otra empresa por una mala experiencia con un producto o servicio. En este post presentamos el mapa de customer journey. Explicaremos lo que es y que información puedes sacar para tu empresa y actividades.

Un mapa de customer journey representa el camino completo que sigue un segmento de los clientes cuando compran un producto o un servicio. En este mapa se ven todos los puntos de contacto desde el principio de la consideración de una compra hasta el uso en el día a día del producto o servicio. En cada punto de contacto se documenta lo que está observando el cliente, positivo o negativo. Más importante, se documenta que sentimientos, positivos o negativos, y su nivel, alto o bajo, se producen en cada punto de contacto.

Con este mapa la empresa tiene la información de dónde se han observado experiencias negativas o positivas para el segmento de clientes estudiado. En un siguiente paso se analiza cuáles son los puntos de contacto clave para el segmento de clientes (el momento de la verdad). Así a estos puntos se les da prioridad en el caso de necesidad de medidas de mejora.

Un mapa de customer journey se debe hacer varias veces en el tiempo para detectar con antelación cambios en el segmento de clientes estudiado.

Actualmente ya estamos inmersos en la era digital. Las herramientas digitales soportan la recolección, archivo, y análisis de datos, así como la preparación de informes, la medición y la compartición de dichos datos dentro la empresa. Así todas las personas responsables tienen la información clave para tomar las decisiones y las medidas adecuadas con éxito y con resultados sólidos.

El mapa de customer journey puede usarse también para analizar las posibilidades de entrar en un nuevo segmento, mercado o país.

¿Cuáles son vuestras opiniones respecto al mapa de customer journey?

 

 

 

 

 

Transformación Digital para PYMEs

Transformación Digital para PYMEs

¿Qué significa para una PYME la transformación digital?

Las tecnologías digitales han ido entrando poco a poco en las empresas. Primero en las grandes empresas, que fueron pioneras en este sentido, pues solo ellas se las podían permitir. Con los años lo digital ha entrado de lleno en todos los hogares y en mayor o menor medida, en todas las empresas, grandes y pequeñas. En la última década, numerosas empresas ya han ido incorporando ciertas tecnologías y los correspondientes dispositivos electrónicos asociados. Aunque la incorporación de algunas tecnologías ha permitido mejorar determinados procesos en nuestras empresas, todavía queda mucho camino por recorrer. Se puede conseguir mucho más si una empresa está dispuesta a cambiar, a transformarse. La transformación digital de la que estamos hablando actualmente no va de tecnología solamente, va de estrategia también, de nuevas maneras de pensar, de nuevas maneras de organizarse, de nuevas maneras de hacer negocio, y todas ellas nos las brinda la actual era digital.

Hablar de transformación digital de las pymes es hablar de un proceso de cambio. Cambiar para adaptarse mejor a los nuevos entornos competitivos, a las nuevas amenazas, a las nuevas estrategias de conquistar y mantener clientes, a los competidores asimétricos, en definitiva, cambiar para que nuestra empresa sea más competitiva. Si tuviéramos que responder brevemente a la pregunta ¿por qué hay que transformar nuestra empresa? La respuesta más evidente seria: porqué nuestros clientes así lo exigen, porqué nuestros clientes también cambian. Cambian sus preferencias, sus gustos, sus hábitos de compra.

¿Por qué los hábitos de consumo evolucionan?

La generación llamada millenial – nacidos a partir de 1980 y que ahora tienen una edad entre 22 y 38 años significan ya 2000 millones de personas en el mundo. Han entrado ya en lo que se ha convenido en llamar «el rango de edad para actividad económica», es decir, han entrado en la edad que las personas forman los hogares, deciden tener niños, y se gastan el dinero no solo en ocio sino también en su establecimiento desde el punto de vista social. Los millenials están más acostumbrados a la tecnología que sus predecesores, los baby boomers. También tienen preferencias y gustos distintos a los boomers, y sobretodo, su manera de comprar y compartir información es mucho más online. A su vez, los boomers también cambian, se adaptan, y muchos están adoptando las nuevas formas de buscar, informarse, comparar y finalmente comprar online o bien offline, en una tienda física. Se está consolidando lo que ya se llama omnicanalidad, o lo que otros prefieren llamar multicanalidad, que no es otra cosa que la empresa disponga de varios canales para intentar conquistar i retener a sus clientes, respondiendo así a su necesidad de tener una experiencia integrada con puntos de contacto digitales y físicos.

¿Hasta cuándo hace falta transformar mi empresa?

El proceso de transformación es ahora permanente, hay que estar atento y adaptarse a los cambios constantes en el entorno competitivo, a cómo los clientes transitan por el camino de la compra, a cómo fidelizar a un cliente e incluso conseguir que éste nos recomiende. La actual era digital, en especial gracias a internet y a las redes sociales, ha acelerado vertiginosamente las interacciones de todo tipo: entre consumidores, entre empresas, entre empresas y consumidores. También ha permitido florecer nuevos modelos de negocio, nuevas maneras de comprar y de vender, de conquistar nuevos clientes y de fidelizar los que ya tenemos. Ahora la relación con el cliente es bidireccional, la opinión del cliente es imprescindible para desarrollar el negocio y diseñar nuevos productos.

Antes se hablaba de ventaja competitiva sostenible, refiriéndose a que la empresa que tenía algo especial ventajoso sobre sus competidores, debía tener procesos optimizados para mantener dicha ventaja y hacerla sostenible en el tiempo. Hoy podemos decir que las ventajas competitivas son acotadas en el tiempo. Hay que innovar constantemente para tener una ventaja sobre los otros competidores. Innovar no significa solo en producto/servicio, sino también en procesos, en modelos de negocio, en cómo fidelizar a nuestros clientes, cómo escucharles, saber lo que necesitan, y entregarles valor.

¿Son asequibles las nuevas tecnologías?

Actualmente la mayoría de tecnologías disponibles en el mercado son más asequibles que nunca. La competencia entre suministradores es suficiente para que los precios sean razonables. Pongamos como ejemplo los modelos de computación y almacenamiento en la nube, el llamado cloud.

Los servicios en la nube son actualmente asequibles a cualquier pyme. Una de las características de estos servicios es que permiten la escalabilidad. Cualquier pyme puede empezar contratando el servicio mínimo que necesita para sus operaciones actuales y posteriormente escalarlo a medida que su negocio crezca. A su vez, muchos fabricantes de software están ofreciendo sus productos en formato software como servicio, software as a service en inglés (SaaS). Esto permite que las empresas se liberen de tener que dimensionar sus ordenadores y evaluar la idoneidad de su hardware para que permita la ejecución de determinado paquete de software. De esta manera la ejecución y almacenamiento de datos se realiza en la nube, y los dispositivos electrónicos se convierten en una herramienta de visualización y entrada de datos. Esta tecnología permite la heterogeneidad de dispositivos, en otras palabras, con una buena gestión del software podremos acceder a la nube mediante múltiples y variados dispositivos, de manera ubicua.

 

¿Qué debo hacer para abordar la transformación digital de mi PYME?

 

En Barcelona Puffin Consulting proponemos que la transformación digital sea top-down, es decir, de arriba hacia abajo. Defendemos que la mejor manera de abordar la transformación digital de una empresa es aquella en que la transformación viene diseñada y empujada por la dirección de la empresa.

Tal como hemos citado al principio de este artículo, la transformación digital no es un asunto solo de incorporar tecnologías para mejorar determinados pain-points de la empresa. Implica todo un proceso de reflexión y análisis que empieza por entender cómo es el entorno competitivo y cómo se desenvuelve la empresa en dicho entorno.

Para plantear una transformación adecuada intervienen muchos aspectos. Uno de los más importantes, pero no el único, es la estrategia. Sí, la estrategia no es solo patrimonio de las grandes empresas, las PYMEs también deben tener un plan estratégico. Otro aspecto importante será la relación con los clientes, entender qué buscan, cómo lo buscan, cómo los conquistamos y cómo los retenemos usando nuestras propias estrategias y tácticas de marketing. Seguiríamos con el fomento de la innovación tanto en procesos como en producto/servicio. Así podríamos continuar revisando otros aspectos de la empresa, pero lo importante es que cada empresa encuentre la velocidad necesaria, que le permita seguir operando pero a la vez seguir transformándose.

Durante décadas muchas herramientas y prácticas de gestión empresarial han estado reservadas solo a las grandes empresas. Esto se ha terminado!!!!. De la misma forma que la tecnología se ha democratizado, en Barcelona Puffin Consulting ponemos las mejores prácticas de gestión empresarial al alcance de las PYMEs, añadiendo las características digitales necesarias, con el objetivo de que tu PYME sea más competitiva en la era digital. Para ello hemos diseñado un catálogo de servicios para asistir a las PYMEs en su transformación digital.

En los próximos artículos de este blog iremos desgranando cómo debe plantearse la transformación digital para que sea un éxito, y sea aceptada y compartida por toda la plantilla de la empresa.